COSTA RICA CON NUEVO SELLO DE CALIDAD  
La necesidad de mejorar la cantidad y veracidad de la información que llega a los consumidores a través de los datos impresos en los empaques de café tostado comercializado en Costa Rica, obliga a los organismos públicos y entidades privadas de ese país a crear un nuevo sello que especifique aún más las características y clasificación del producto.

En Costa Rica, así como en la mayoría de los países consumidores de café y en buena parte de los países productores, la necesidad de responder a las exigencias cada vez mayores de los clientes en cuanto a la información que reciben en los empaques del café que compran, impone la toma de decisiones postergadas. Dentro de pocos meses, en ese país, los bebedores de café podrán tener más seguridad de que el café etiquetado como gourmet o superior o cualquier otro indicador de calidad y tipo, se corresponda con esas denominaciones. Eso se logrará, gracias a que ha plasmado la iniciativa de la Cámara de Tostadores de Café (CTC), la que está por lanzar un sello de calidad –validado por el Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco). Este sello, obliga a estandarizar a nivel nacional los tipos de café verde, graduación del tostado y granulometría del molido, así como cantidad de cafeína, entre otros datos. Hasta ahora, cada empresa expresaba sus elementos diferenciadores con una nomenclatura propia. En adelante, a partir de la instauración del nuevo Sello, la homogeneización de esos estándares llegará, no sólo a empresas tostadoras sino también a los propios productores cafetaleros. Así las cosas, para lograr que la mayoría de fabricantes obtenga el sello, la Cámara hizo un convenio con el Instituto Nacional de Aprendizaje, mediante el cual profesionales de esa institución revisan las plantas de los productores y realizan recomendaciones de mejora. Los impulsores de la iniciativa y las autoridades públicas coinciden en que los principales logros del documento que da origen al nuevo sello son: utilizar un lenguaje común entre consumidores y productores, igualar condiciones químicas del producto y fomentar buenas prácticas industriales. Paralelamente, los productores buscan mejorar su competitividad y fomentar el consumo del café tostado a nivel nacional e internacional. El esfuerzo en crear este sello de calidad del Café de Costa Rica, según Edgar Rojas, subdirector ejecutivo del Icafé, podría además ampliar la confianza entre los nuevos mercados internacionales del café tostado y agilizar la comercialización del producto. En este sentido, el sello costarricense es también una herramienta que responde a la necesidad de ese país cafetero –productor de arabicas de alta calidad- de hacer frente a la creciente competencia en el segmento de los cafés gourmet, premuim y de especialidad. Fuente Inteco y Cámara de Tostadores.

VOLVER AL LISTADO
 
     
2010. Todos los derechos reservados by ILUSIONIDEAS