CONSEJOS PARA OBTENER UN BUEN ESPRESSO  
Existen muchas formas de preparar un café alrededor del mundo, dependiendo de las épocas, costumbres, usos y gustos de cada región y de cada sociedad. En la actualidad, los sistemas más difundidos son el filtrado, la cafetera de émbolo o prensa francesa y el ESPRESSO. Podemos tomar el café espresso en casa o en el bar, Normal, Ristretto o Lungo, con granos de un solo origen o blends de diferentes procedencias y especies; con leche, puro o saborizado. De cualquier forma que se lo prefiera, existen pautas que es imprescindible respetar, si lo que se desea es lograr el espresso PERFECTO

Desde que se diseñó la primera maquina para preparar café espresso, en Italia allá por 1901 hasta hoy, la investigación dedicada al desarrollo de nuevas tecnologías para máquinas y molinos, así como los estudios sobre el comportamiento de la materia prima (café y leche), sometida a diferentes variables, no ha dejado de avanzar, hasta alcanzar los más altos niveles de excelencia. Por eso es que hoy pueden recomendarse pautas determinadas en cuanto a la maquina y al café. El café, es de suma importancia que sea de calidad, fresco y en grano. Molerlo en el momento de preparar el espresso y sólo la cantidad justa a utilizar. Nunca dejarlo en el dosificador porque el aire y la luz lo degradan muy rápidamente. NO guardar el café en grano en la heladera. El molido es muy importante para lograr un buen espresso, ya que la granulometría correcta, la cantidad exacta, la buena compactación en el portafiltros y la presión adecuada de la máquina logran una extracción del café en el tiempo internacionalmente reconocido como óptimo. En la máquina, la temperatura debe estar regulada para que, al momento de entrar en contacto con el café, no alcance más allá de los 95 grados C. El agua no debe ser mineral ni de red –porque los potabilizadores le modifican el sabor al café y los componentes minerales obstruyen los circuitos internos de las maquinas, entre otras razones. Lo indicado es utilizar filtros. Los hay para distintos tipos de agua. Pero estas pautas, aplicadas a la maquina y al producto, deben ser acompañadas con la LIMPIEZA periódica y adecuada, tanto de los circuitos internos, como de las lanzetas, los portafiltros, las bandejas y el molino. Para ello existen productos, especialmente diseñados -para las maquinas de espresso automáticas o manuales y molinos-, que los mantienen en optimas condiciones, preservando tanto los sistemas de las cafeteras, como los discos o muelas de los molinillos. Recuerde: La falta de limpieza adecuada, propicia la aparición de bacterias que pueden ser perjudiciales para la salud y los restos acumulados de café y leche, contaminan a la bebida con sabores rancios o amargos.

VOLVER AL LISTADO
 
     
2010. Todos los derechos reservados by ILUSIONIDEAS